Visitando el Comedor

El comedor es posiblemente el área que más comentarios, rumores, historias y quejas genera en un colegio. La mayoría de poder elegir preferimos comer en casa. Nuestros hijos también.

Curioso por lo que sucedía en ese mundo donde realidad y mito se unen me decidí a comprobar de primera mano lo que es comer en el Leonardo.

Fecha: 15 de Marzo 2018.

Menú: Crema de verduras, Hamburguesa y Manzana.

Lugar: El comedor de los mayores (como ellos lo llaman)

No hubo elección de menú. La fecha fue elegida aprovechando la participación como representante del APA en las jornadas de puertas abiertas. Ver artículo en blog al respecto.

En mi caso llamé el día anterior para avisar, pero los responsables de SODEXO, los encargados del comedor, nos invitan a ir incluso sin avisar a no ser que seamos un grupo numeroso. Caso en que por razones logísticas se impone. Ponte en el caso de que se te presenten 10 invitados sin avisar.

Juan, el encargado amablemente me explicó el funcionamiento del comedor. Los más pequeños se encuentran ya la comida servida en las mesas. El resto entra por turnos tomando sus bandejas en los mostradores.

Solo la experiencia directa puede dar una idea del reto que es dar de comer a cientos de alumnos en un periodo de tiempo tan ajustado.

Para empezar la energía del lugar ya supone una diferencia enorme. No es solo el ruido, es la energía de nuestros hijos en movimiento. ¿Qué tal los tuyos en casa? Pues multiplícala por 200 o 400 ;-P

Para mí lo primero son las personas y lo que vi fue un equipo que atiende a nuestros hijos diligentemente y con paciencia. Entre nuestros hijos los hay más y menos movidos, los que comen mejor y los que no tanto. En fin, una gran variedad de casos 😉

Me agradó conocer que SODEXO además de dar de comer trabaja aspectos de comportamiento y que por ejemplo, hay un sistema de fichas y premios con criterios claros en el que los niños y niñas participan ,por lo que vi, de buen grado. Además me sorprendió encontrar un aparato como el que encuentras en aeropuertos y muchos comercios en el que podías evaluar pulsando botones de caritas su satisfacción con la comida. Una información muy interesante que sería interesante compartir públicamente.

Podéis entender que me sentí como una estrella del rock por la atención que acaparaba. Muchos conocidos y muchos no tanto saludaban, comentaban …Eso de que un papa fuese a comer lo mismo que ellos les hacía mucha ilusión. “¿Por qué no vienen más padres a comer?” me preguntaban.

Tengo que reconocer que me colaron en la fila y que tuve la suerte de poder sentarme a comer en la mesa con mi hija mayor y sus compañeros. La bandeja me recordaba a las que asocias al rancho militar. Metálica con distintos huecos. La temperatura era correcta. Caliente sin quemar y si quieres que se siga a así no te puedes despistar. Insistí en tomar la misma ración que los alumnos. Al fin de al cabo, se puede repetir si te terminas la comida. Y vaya si repetían. Al parecer tuve suerte con el menú pues las hamburguesas son de las más apreciadas.

Entre nuestros hijos hay de todo. Así que los hay más extrovertidos, más tímidos, etc. No tardaron en acercarse varios a plantear sus casos. La crema tal, tenías que haber venido cuando ponen cuál, te has enterado de lo que pasó con XXXX. Admito que disfruté un montón del espectáculo social.

La calidad de la comida fue correcta desde mi opinión personal. La mayoría de las bandejas acababan limpias por lo que pude ver. Ellos mismos recogían y dejaban sitio a otros compañeros.

El personal asistente estaba ese día muy ocupado partiendo las manzanas de postre. El trato entre ellos, mayoritariamente ellas, y los alumnos era bueno. Se dirigían a los alumnos por sus nombres y sabían cuál tenia extraescolares a medio día. Muchos tenemos que enviar el tiempo que pasan juntos.

Menú 5 de Abril. Foto Sodexo/Colegio Leonardo da Vinci
Menú 13 de Marzo. Foto Sodexo/Colegio Leonardo da Vinci

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Resumen: Os invito a comprobar por vosotros mismos lo que ocurre en el comedor. Es la mejor manera de estar tranquilo al respecto. Seguro que hay mucho que mejorar y que algunas de las quejas son fundadas, pero mi apreciación personal es que el servicio aprueba sobradamente.

Espero que desde el APA podamos establecer una colaboración con SODEXO que permita seguir mejorando el servicio. Una colaboración desde propuesta positiva, la crítica constructiva y fundada que permita que nuestros hijos coman bien, aprendan buenos hábitos de alimentación, a cómo comportarse comiendo y mucho más.

Necesitamos tu colaboración. ¿Te animas a comer un día en el cole y compartir tu experiencia?

Fernando Manzano

Esta entrada tiene un comentario

  1. Iré a probarlo sin duda!!!! tiene que ser un espectáculo digno de ver. Gracias por el resumen

Deja un comentario

Menú de cierre